Insuficiencia Venosa

Especialidad en Cardiología

El término enfermedad venosa crónica (EVC) incluye un espectro de presentaciones clínicas que van desde las telangiectasias y venas reticulares (entidad estética) hasta el estadío final de la evolución de la enfermedad como lo es la ulcera venosa. Se trata de una enfermedad crónica de influencia multifactorial y generalmente de lenta evolución, cuyas complicaciones se suelen manifestar cuando han transcurrido años o incluso décadas desde la aparición de los primeros síntomas.


La enfermedad varicosa es una de las manifestaciones clínicas mas frecuentes de la enfermedad caracterizada por un proceso degenerativo que lleva a una elongación y dilatación de las venas, con la consecuente oclusión insuficiente de sus válvulas, generando así un reflujo venoso y la incapacidad de conducir la sangre en sentido centrípeto hacia el corazón.


La insuficiencia venosa crónica (IVC) afecta principalmente al sistema venoso de las extremidades inferiores y suele referirse más específicamente a formas más avanzadas de la enfermedad, incluyendo manifestaciones tales como la hiperpigmentación o dermatitis ocre, el eccema venoso, la lipodermatosclerosis, la atrofia blanca y las úlceras cicatrizadas o activas, asociadas a una hipertensión venosa sostenida que causa diversos síntomas como el cansancio, pesadez, edema, prurito, dolor y/o calambres de los miembros inferiores (más intensos en bipedestación prolongada y épocas estivales).


Los tratamientos de la enfermedad varicosa pueden ser muy variados, como un simple tratamiento medico hasta un procedimiento quirúrgico, por lo que se sugiere siempre consultar a un especialista Flebólogo para evaluar y hacer diagnóstico de cada caso en particular.