Uveítis

Especialidad en Oftalmología

¿Qué es la Uveítis?

La Uveítis es la inflamación de la úvea, la capa media del ojo formada por la coroides, el cuero ciliar y el iris, que envuelve el interior del globo ocular. Es el tejido con más vasos sanguíneos de todo el organismo, por lo que es una zona muy propensa y sensible a procesos infecciosos e inflamatorios. Asimismo, su inflamación provoca graves pérdidas de visión, por lo que es muy importante tratarla lo antes posible.

 

La Uveítis afecta sobre todo a personas de entre 20 y 50 años, aunque también puede presentarse en niños.

 

Diferenciamos entre varios tipos, en función de la parte del ojo en la que aparece:

  • Panuveítis (Uveítis Difusa): es el proceso inflamatorio más grave, e implica la inflamación de todas las capas de la úvea.
  • Uveítis Posterior (Coroiditis y Retinitis): afecta a la parte posterior del ojo y puede estar relacionada con alguna infección sistémica o con alguna Enfermedad Autoinmune
  • Uveítis Intermedia (Ciclitis): se presenta en el cuerpo ciliar. Suele aparecer en hombres jóvenes y no se asocia a ninguna otra enfermedad
  • Uveítis Anterior (Iritis): es el tipo más frecuente, y afecta a la parte frontal del ojo

 

La Uveítis afecta sobre todo a personas de entre 20 y 50 años.


Síntomas de la Uveítis

Los síntomas de la Uveítis varían en función de la parte de la úvea que esté afectada: si se trata de la parte posterior, se produce pérdida de visión, mientras que si afecta a la anterior, suele provocar visión borrosa, dolor ocular, enrojecimiento de los ojos y fotofobia.

 

Puede aparecer en un ojo o en los dos, y puede hacerlo de manera gradual o repentina.

 

¿Cuáles son las causas de la Uveítis?

Entre sus causas, destacan las Enfermedades Infecciosas, Autoinmunes, Óseas o Reumáticas y los Traumatismos. Algunos ejemplos son: Artritis, SIDA, Sífilis, Tuberculosis o Psoriasis. También pueden causarla la exposición a toxinas y otras lesiones.

 

¿Se puede prevenir?

Hay algunos comportamientos que pueden prevenir la aparición de los brotes de Uveítis, como son:

  • Seguir el tratamiento correctamente
  • No usar lentillas
  • No fumar
  • Mantener una buena higiene de manos y párpados

 

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento dependerá de su localización: en el caso de la Uveítis anterior se utilizan colirios antiinflamatorios; para la posterior, lo más recomendable es cortisona por vía oral y a través de infiltraciones alrededor del ojo. Los fármacos inmunomoduladores se administran cuando la enfermedad está asociada a un proceso crónico. Asimismo, sólo se recurrirá a la cirugía si se producen complicaciones asociadas, como Glaucoma o Cataratas.


Especialista

La Uveítis es tratada por un Oftalmólogo.