Dengue

Especialidad en Infectología

El Dengue se caracteriza por ser una infección vírica, la cual es transmitida por la picadura de las hembras infectadas por mosquitos del género Aedes. Este virus es considerado grave, ya que provoca Dificultad Respiratoria, Hemorragias, Acumulación de Líquidos y Falla Crónica, lo que causa daños en órganos como los Pulmones, el Hígado o el Corazón. La Presión Arterial de un infectado puede descender a niveles peligrosos, causar choque y, en algunos casos la muerte.

 

Esta enfermedad afecta a lactantes, niños y adultos, siendo más común en climas tropicales y subtropicales. Es más común que en Sudeste Asiático y en las Islas del Pacífico Occidental, sin embargo, últimamente ha aumentado su incidencia en América Latina y el Caribe. De acuerdo a la Organización Mundial de Salud se estima que afecta a 390 millones de personas al año.

 

Síntomas

Los principales signos que manifiesta una persona con Dengue son:

-         Fiebre (más de 40°C)

-         Dolor de Cabeza Intenso

-         Vómito y Náuseas

-         Dolores Musculares y Articulares

-         Agrandamiento de Ganglios Linfáticos o Sarpullido

-         Dolor detrás de los Globos Oculares

-         Hemorragias (sangrado en la nariz, encías o debajo de la piel)

-         Fatiga e Irritabilidad

 

Estos síntomas suelen presentarse entre 3 y 14 días después de la picadura.

 

Actualmente no existe un tratamiento específico para el Dengue, pero los expertos aseguran que la detección oportuna, y la atención médica temprana y correcta reducen las tasas de mortalidad.

 

Una recomendación para prevenir esta infección es que, cuando una persona viaje a zonas donde está expuesto al Dengue utilice repelentes para insectos, use ropa que cubra brazos, piernas y pies, y que además cuente con mosquiteros el espacio donde habitará.