Artroplastía

Especialidad en Neurocirugía

¿Qué es la Artroplastía?

La Artroplastía es la extracción de las articulaciones dañadas y su sustitución por articulaciones artificiales, hechas de cromo, cobalto y titanio, y junto con plásticos de alta densidad. Su objetivo es corregir deformaciones y mitigar dolores en las zonas afectadas, necesarias para la movilidad del cuerpo, tales como la Cadera, la Rodilla, el Codo, el Hombro o el Tobillo, entre otras.


protesis articulaciones



Existen distintos tipos de Artroplastías, según la técnica empleada:

  1. Reemplazo articular o Artroplastía Protésica, en que se reemplaza de forma total o parcial una articulación con un implante artificial o prótesis
  2. Artroplastía por Interposición, en que se reseca una superficie de la articulación y, en el defecto creado, se coloca una estructura biológica que llenará el espacio del hueso extraído. Gracias a esta estructura los huesos harán contacto
  3. Artroplastía por Resección, en que una de las epífisis óseas se reseca total o parcialmente, de forma que las dos superficies de las articulaciones ya no estarán en contacto


Asimismo, según el área a tratar, las Artroplastías pueden ser:

  • Artroplastía de Cadera (cementada, no cementada o híbrida)
  • Artroplastía de Rodilla (total o parcial)
  • Artroplastía de Hombro
  • Artroplastía de Codo
  • Artroplastía de Tobillo

 

¿Por qué se realiza?

Se lleva a cabo para sustituir la articulación dañada por una sana, permitiéndole vivir una vida plena y activa, con la movilidad adecuada. En la mayoría de casos el daño de la articulación se debe a procesos de Enfermedades Reumáticas como la Artritis Reumatoide, la Artrosis o la Osteoporosis. También por Necrosis Avascular, Reconstrucciones Oncológicas.

 

¿En qué consiste?

El proceso de colocación de las prótesis será distinto según el tipo de Artroplastía y la situación propia del paciente:


  • Artroplastía de Cadera. Existen tres tipos:
  • Cementada: los componentes se fijan usando metil metacrilato, un tipo de cemento quirúrgico. Es una técnica recomendada para pacientes de avanzada edad que han sufrido alguna fractura por procesos relacionados con Osteoporosis, Artritis, Artrosis
  • No cementada: la prótesis se adhiere directamente al hueso. Es una operación práctica para adultos-jóvenes con densidad ósea óptima que sufren una fractura o una Enfermedad Reumática
  • Híbrida: solo se coloca cemento en uno de los componentes de la prótesis, normalmente aquél que va pegado al fémur. Es una intervención recomendada para adultos mayores


  • Artroplastía de Rodilla: sustituye la rodilla enferma por un sistema metálico, reemplazando las partes dañadas por una parte metálica y mecánica. Puede ser:
  • Total: se sustituye totalmente la articulación dañada por una prótesis. Ambas partes irán fijadas a los huesos, al fémur y a la tibia, utilizando cemento para pegarlos. Se recomienda en pacientes con Artrosis y Artritis
  • Parcial: se sustituye parte de la rodilla dañada. Posteriormente se reemplaza por un implante de plástico y metal, que se fija con cemento quirúrgico


  • Artroplastía de Hombro: consiste en sustituir la articulación del hombro. Suele realizarse por fracturas complejas, Artritis, Necrosis de Cabeza del húmero y procesos tumorales. El proceso suele ser similar al de la cadera
  • Artroplastía de Codo: consiste en sustituir los huesos de la articulación por piezas artificiales. Hay dos partes cementadas, tanto al húmero como al cúbito: conectadas con una bisagra que permite la movilidad. También se dirige a pacientes con Artritis Reumatoide
  • Artroplastía de Tobillo: es la sustitución de la articulación por una prótesis. Se conecta a la tibia y al peroné, retirándose las partes dañadas. Una vez realizado se fija la articulación artificial y se conectan las dos partes


Preparación para la Artroplastía

No se requiere ninguna preparación especial para la Artroplastía, más que avisar al especialista la posibilidad de estar embarazada y la medicación que el paciente esté tomando, que puede ser fuerte en casos de Enfermedades Reumáticas y debe ser retirada o sustituida durante la operación.

 

Cuidados tras la intervención

Tras la intervención es posible que el paciente note dolor, cosa normal en cualquier intervención. En caso de dolor, el especialista recomendará el mejor tratamiento.


Asimismo, durante la hospitalización los especialistas empezarán pronto a mover la articulación, para que la recuperación sea lo más efectiva posible y el paciente recupere la movilidad lo antes posible.


Posteriormente, y una vez reciba el alta hospitalaria, el paciente deberá acudir durante unos meses a rehabilitación, para recuperar totalmente la movilidad de la articulación y comprobar también que la prótesis se ha unido perfectamente a los huesos.


¿Quién realiza el procedimiento?

La Artroplastía es tratada por un especialista en Traumatología.