Reconstrucción facial

Especialidad de Cirugía plástica, estética y reparadora

La reconstrucción facial microquirúrgica engloba distintas técnicas de cirugía aplicadas tanto en el tratamiento de patologías congénitas como de las adquiridas por enfermedades o secuelas de traumatismos que han provocado la pérdida de parte de la estructura de la cara o de su funcionalidad.

Aunque implican una gran complejidad, las avanzadas técnicas microscópicas de trasplantes de tejidos del mismo paciente permiten la reconstrucción de cara con éxito.
 

¿Por qué se realiza?

Entre las patologías congénitas que se pueden solucionar, son destacables distintos tipos de parálisis faciales y de atrofias que impiden la correcta movilidad de los músculos y estructuras de la mandíbula y/o de los ojos, así como la expresividad facial (por ejemplo, el Síndrome de Parry-Romberg, el de Moebius, o el de Binder, entre otros).

¿En qué consiste?

La microcirugía facial se encarga de sustituir las zonas faciales afectadas y recuperar tanto su aspecto como las lesiones que dificultan su funcionalidad, mediante técnicas individualizadas de trasplantes de tejidos, injertos nerviosos y musculares. Actualmente, dadas las características de esta zona de la anatomía humana. Por ello, dependiendo de cada caso pueden ser necesarias varias intervenciones quirúrgicas por fases para lograr solucionar completamente la patología del paciente.

Cuidados tras la intervención

Dependiendo de la gravedad del proceso y la técnica reconstructiva empleada los pacientes pueden ser intervenidos de forma ambulatoria, sin ingreso, con retirada de puntos de sutura a la semana en la consulta o requerir ingresos hospitalarios superiores a los 10 días.

¿Qué riesgos puede implicar esta operación?

Como en todo procedimiento quirúrgico hay riesgos inherentes a la anestesia, riesgos propios de cada técnica y enfermedad y riesgos asociados a los antecedentes médicos del paciente. Las complicaciones están directamente relacionadas con la gravedad del proceso, tiempo de intervención, estado de salud, edad del paciente y experiencia del cirujano. Además, puede aparecer sangrado, infección y pérdida total o parcial del colgajo. Es importante saber que todas ellas tienen solución.

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies