Incapacidad Laboral

Especialidad en Medicina Forense

¿Qué es la Incapacidad Laboral?

La Incapacidad Laboral es una situación en la que un trabajador o trabajadora no puede desempeñar sus tareas o funciones en su puesto de trabajo.


Existen diferentes tipos dependiendo el grado de la incapacidad y de su alcance. La Seguridad Social define estas incapacidades basándose en una serie de requisitos.


Los diferentes tipos son:

  • Incapacidad Temporal (IT): sucede cuando una persona se ha dado de baja por una enfermedad, que puede ser puntual, por enfermedad común o accidente no laboral. El médico está obligado a dar unos partes de confirmación al enfermo, hasta su recuperación y posterior vuelta a su trabajo. También se contempla en este caso, la baja por accidente de trabajo o enfermedad profesional


  • Incapacidad Permanente (IP): tras una revisión de la enfermedad que ha llevado a la Incapacidad Temporal al paciente durante esos 365 días, y siempre si la Seguridad Social considera y valora que se continúe con un tratamiento y en un principio sin posibilidades de mejora, se puede pasar a la situación de Incapacidad Permanente. Ante esta situación se pueden dar diferentes posibilidades de incapacidad permanente:
  • Incapacidad Permanente Parcial (IPP): cuando la enfermedad que le ha llevado a continuar en situación de incapacidad, le ha producido una disminución de un 33% de su rendimiento en sus tareas profesionales.
  • Incapacidad Permanente Total (IPT). esta situación, indica que el trabajador no puede realizar las tareas que venía realizando en su trabajo habitual, pero esto no quita que pueda hacer otra clase de trabajos distintos al que venía haciendo
  • Incapacidad Permanente Absoluta (IPA). esta incapacidad inhabilita a la persona que así ha sido valorada para toda las profesiones
  • Gran Invalidez (GI). en el caso de que el trabajador haya llegado a esta situación de gran invalidez y que necesite un cuidador para sus tareas diarias, se le añade una ayuda económica
  • Lesiones permanentes no invalidantes: Se llaman así a las lesiones derivadas de un trabajo, por enfermedad profesional o accidente, son secuelas que físicamente disminuyen la capacidad del trabajador sin que por ello tengan la condición de una incapacidad permanente