Cirugía de la vesícula biliar

Especialidad de Cirugía general

 

¿Qué es la cirugía de la vesícula biliar?

La cirugía de vesícula biliar es la intervención quirúrgica que se lleva a cabo para extirpar la vesícula biliar, un órgano situado en la parte inferior del hígado y que sirve de reserva para la bilis.

¿Por qué se realiza la cirugía de la vesícula biliar?

La cirugía de la vesícula biliar está indicada cuando el paciente tiene dolor o síntomas provocados por la formación de cálculos (piedras) en la vesícula.

¿En qué consiste la cirugía de la vesícula biliar?

La intervención puede ser mínimamente invasiva o abierta. En el primer caso el cirujano hará tres o cuatro incisiones en el abdomen y por uno de los orificios introducirá un laparoscopio (tubo delgado e iluminado conectado a una cámara que permite ver el interior de la cavidad) y otros instrumentos necesarios para realizar el procedimiento.

Posteriormente, el especialista insertará gas con una aguja para expandir el abdomen y cortará el conducto biliar y los vasos sanguíneos que llevan a la vesícula. Por último, extirpará la vesícula.

Cuando la enfermedad es más grave o hay complicaciones durante la cirugía, se lleva a cabo una operación abierta. Ésta consiste en hacer un pequeño corte en el abdomen para abrirlo y extraer la vesícula a través de la incisión.

Preparación para la cirugía de la vesícula biliar

Antes de la cirugía de la vesícula biliar el paciente deberá someterse a unas pruebas determinadas para conocer su estado de salud, y mantener una dieta determinada durante los días previos.

Cuidados tras la cirugía de la vesícula biliar

La recuperación tras la cirugía de la vesícula biliar dependerá de la técnica quirúrgica utilizada. Normalmente, consta de una estancia hospitalaria de entre 2 y 4 días en caso de realizar una cirugía abierta, y de un día en caso de laparoscopia y de extracción transvaginal/transumbilical.

Después el paciente se recupera en casa, hay una recuperación postoperatoria en casa que oscilará entre las 4 y las 8 semanas en el primer caso, entre 10 y 12 días en el segundo caso y entre 5 y 10 días en el último.

Finalmente, el paciente deberá seguir una dieta adecuada, prescindiendo de algunos alimentos e introduciendo otros.

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies