Cirugía arterial mínimamente invasiva

Especialidad de Angiología y cirugía vascular

¿Qué es la Cirugía arterial mínimamente invasiva?

La cirugía arterial mínimamente invasiva es el conjunto de técnicas que se emplean para tratar las artropatías inflamatorias. Durante el procedimiento, no es necesario detener el corazón, por lo que no se necesita conectar una máquina de circulación extracorporal para realizar la intervención.

¿Por qué se realiza?

La cirugía se realiza debido al bloqueo en una o dos arterias coronarios, por regla general, en la parte delantera del corazón. Cuando una o más de las arterias coronarias están bloqueadas de manera parcial o total, no recibe suficiente sangre. Esto puede causar dolor torácico entre otras molestias.

Hay que tener en cuenta que este tipo de enfermedades se pueden tratar también con medicamentos recetados por el propio médico o incluso realizando rehabilitación cardiaca y otros tratamientos.

 

¿En qué consiste?

El cirujano cardiovascular es el que se encarga de llevar a cabo esta operación, la cual consiste en realizar una incisión quirúrgica de 8 a 10 centímetros en la parte izquierda del pecho entre las costillas. Para poder llegar al corazón se apartan los músculos del área y se remueve el cartílago costal, una pequeña parte del frente de la costilla. Una vez preparada la zona, el cirujano conecta la arteria mamaria interna con la arteria que está bloqueada.

No es necesario conectar un sistema de circulación extracorporal pero es posible que se conecte un dispositivo para reducir la actividad cardiaca.

Preparación para la cirugía arterial mínimamente invasiva

Es posible que días anteriores a la operación el propio doctor solicite el cese de la toma de medicamentos que dificultan la coagulación. Además, es importante preguntar a su médico qué tipo de medicación se puede seguir tomando.

También es recomendable que dejar de fumar, para lo que también se puede solicitar ayuda a su médico.

No se puede beber ni comer nada desde la noche anterior a la operación. En caso de tener que tomar algún medicamento indicado, tomar con una cantidad prudente de agua.

Cuidados tras la intervención

El paciente puede volver a la vida normal en dos o tres semanas después de la operación. Lo normal es sentirse cansado, experimentar dificultades respiratorias y dolor en la herida.

Es importante que cuando una vez en casa, se tome el pulso diariamente, realice ejercicios respiratorios para la rehabilitación, siga una dieta saludable y realice ejercicio con moderación como pueden ser paseos cortos y calmados.

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies