Carillas de composite

Especialidad de Odontología y dentistas

¿Qué son las carillas composite?

Las carillas de composite son un tratamiento de la estética dental que permiten mejorar el aspecto de los dientes y del conjunto de la sonrisa, adaptándose a las necesidades de cada paciente. Es un tratamiento mínimamente invasivo, para el que no se suele aplicar anestesia y que permite ir mejorando el aspecto del diente directamente sobre este, así como personalizar el tratamiento.

¿Por qué se realiza?

Las carillas de composite se aplican cuando se dan fracturas en los dientes, para recubrir las superficies de dientes desgastados, si se quiere mejorar el color de uno o más dientes de forma natural, así como mejorar la forma y el tamaño de los dientes. Las carillas de composite permiten también corregir la posición de algunos dientes sin requerir ortodoncia, rejuvenecer el rostro, mejorar el aspecto de los dientes en general y protegerlos si se da bruxismo.

Las carillas de composite son un tratamiento personalizado que mejora el aspecto de los dientes y de la sonrisa. 

 

¿En qué consiste?

Las carillas de composite son unas láminas de resina muy finas que permiten recubrir el diente, sin desgastar su esmalte. Estos materiales se pueden moldear directamente sobre el diente, lo que permite infinidad de posibilidades y alternativas terapéuticas para conseguir una sonrisa más sana, bonita y natural.

La intervención puede realizarse en una o más sesiones, siempre en función de los dientes que haya por tratar. Al no requerir el tallado del diente y ser un adhesivo que se aplica directamente sobre el esmalte, en una sesión se empezaran a ver los resultados.

Preparación para las carillas de composite

Antes de aplicar las carillas de composite es muy importante que los dientes estén completamente limpios, por lo que hay que someterse a una limpieza bucal y mantener una buena higiene con una correcta técnica de cepillado y el uso de hilo dental.

Cuidados tras la intervención

Tras la intervención es importante que el paciente mantenga una higiene bucal correcta, con una técnica correcta de cepillado y el uso del hilo dental, haciéndolo después de cada comida. Hay que evitar las pastas de dientes abrasivas, por lo que hay que pedir consejo al odontólogo para que indique cuál es la mejor para el paciente. Por otro lado, se recomienda el uso de cepillos eléctricos. Es importante también que el paciente se someta a limpiezas bucales, para garantizar que se mantiene una higiene bucal correcta.

El paciente debe evitar el tabaco y no abusar de bebidas como el café, el té, las infusiones y los refrescos. En referencia a los alimentos, no se puede abusar de salsas como el kétchup y la mostaza u otros alimentos de color que puedan afectar al esmalte.

También se debe controlar la mordida, evitando cortar cosas con los dientes o sujetarlas, así como comer alimentos duros. El paciente debe controlar el bruxismo y la fricción de los dientes, así como realizar deportes en los que pueda recibir golpes.

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies