Artroscopía de Hombro

Especialidad en Ortopedia y traumatología

¿Qué es la Artroscopía de Hombro?

La Artroscopía de Hombro es una técnica mínimamente invasiva que permite acceder y tratar muchas lesiones y enfermedades de las diversas estructuras que componen dicha articulación. Se accede a la articulación mediante 2 o 3 pequeñas incisiones de tamaño inferior a un centímetro.


La Artroscopía se ha convertido en la técnica de elección para la patología de Hombro, ya que es posible abordar las estructuras del hombro de difícil acceso, permitiendo una visión completa desde el interior.


La artroscopia permite el abordaje de la lesión con mínima invasión en la articulación - Top Doctors

La Artroscopía permite el abordaje de la lesión con mínima invasión en la articulación.


¿Por qué se realiza?

La Artroscopía de Hombro permite tratar problemas de Hombro que aparecen en pacientes con Dolor en el Hombro o limitación en el movimiento y que no ha presentado mejoría con el tratamiento médico y fisioterápico. Para este tipo de lesiones antes se requería de cirugías mucho más complejas, con periodos de recuperación más largos. En concreto, la Artroscopía de Hombro se emplea para 4 grupos de patologías:

  1. Síndrome Subacromial
  2. Rotura del Manguito Rotador
  3. Inestabilidad del Hombro y Luxación de Hombro
  4. Lesiones Traumáticas: Fracturas Glenoideas, Luxación Acromioclavicular y Lesiones de Partes Blandas


¿En qué consiste?

La Artroscopía de Hombro se realiza con el paciente en quirófano, en posición semisentada o de lado, con un dispositivo de tracción-sujección del brazo que se intervendrá. A través de un portal posterior de visión el especialista introduce el artroscopio en la articulación gleno-humeral y, a continuación, hace un portal anterior para inspeccionar la articulación.


Posteriormente visualizará el especio subacromial donde se encuentra la bursa, el manguito de los rotadores y el acromion, que son las estructuras anatómicas donde se ubica la patología subacromial. Una vez terminada la cirugía el especialista suturará los portales, colocará un vendaje que comprima y un cabestrillo.


Se aplicará anestesia locorregional a nivel del plexo braquial para dormir los nervios que van al brazo, además de una sedación. De esta manera el postoperatorio será más cómodo y con menos dolor que la cirugía convencional de hombro. La cirugía en sí dura entre 30 y 90 minutos, según la lesión y la patología a intervenir por el especialista en Traumatología.


Normalmente, tras la intervención, el paciente pasará una noche en el hospital, y será dado de alta al día siguiente, con las recomendaciones que debe seguir.


Preparación para la Artroscopía de Hombro

Antes de la intervención de Artroscopía de Hombro se deberá:

  • Valorar previamente en consulta la lesión, para que el especialista decida los aspectos concretos de la intervención
  • Informar al especialista de la medicación que está tomando
  • Realizar un estudio preoperatorio basado en Hemograma, Bioquímica, Coagulación, Radiografía de Tórax y ECG
  • No tomar alimentos sólidos ni líquidos durante las ocho horas previas a la operación


Cuidados tras la intervención

Es muy probable que el paciente note molestias en los primeros días posteriores a la intervención, así como hinchazón. No obstante, desaparecerán al poco tiempo, con la medicación que le recomiende el cirujano.


También es necesario que el paciente lleve un cabestrillo para inmovilizar y mantener en reposo el brazo intervenido entre dos y cuatro semanas. El paciente deberá combinar el cabestrillo con flexo-extensiones de Codo, así como mover los dedos de la mano. El especialista le recomendará cómo realizarlo.


Por otra parte, no deben mojarse las incisiones hasta que se retiren los puntos, a los 5-10 días de la intervención. Una vez retirados los puntos, será necesario un tratamiento de rehabilitación, que puede durar hasta 8 semanas. Poco a poco, y según la rehabilitación vaya avanzando, el paciente podrá ir haciendo más actividades, tales como conducir y, a los 2-4 meses, hacer ejercicio físico.


Alternativas a este tratamiento

La alternativa a la Artroscopía de Hombro será cualquier técnica quirúrgica convencional. Sin embargo, todas ellas suponen más invasión en la articulación y un posoperatorio más complicado, con más dolor y tiempo de inmovilización.