Tratamiento de varices con microespuma y crioesclerosis

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 02/11/2018
Editado por: Top Doctors®

Muy pocas varices en la actualidad necesitarían el tratamiento quirúrgico clásico de “arrancamiento” de la vena safena. La medicina en general y la cirugía ha evolucionado mucho en los últimos años, apareciendo tratamientos menos agresivos que ofrecen los mismos resultados con una recuperación infinitamente más confortable (cirugía laparoscópica frente a cirugía abierta, drenaje percutáneo frente a drenaje incisional, stent coronarios frente a by pass por esternotomía, etc…).

Para el tratamiento de varices disponemos de crioesclerosis, microespuma, láser endovascular, radiofrecuencia y tratamiento por vapor de agua, en función del calibre de la vena a tratar.

 

¿Qué son las varices?

Las venas varicosas de los miembros inferiores son el transtorno vascular más frecuente en los seres humanos. La insuficiencia funcional de las válvulas, permite un flujo de sangre en el interior de la vena en sentido descendente que las deforma y dilata; aumenta la presión sanguínea en tejidos superficiales y en la piel, altera su normal circulación y provoca progresivo deterioro de estas estructuras (pigmentación, endurecimiento, ulceración).

La incidencia es de una de cada diez personas, de los cuales tres cuartas partes son mujeres por causas genéticas, hormonales y factores circunstanciales como embarazos, obesidad, sedentarismo, medicación, determinadas profesiones.

Afectan principalmente a las venas superficiales de las piernas. Sus primeros síntomas es el aspecto estético de las piernas y molestias como pesadez de piernas, calambres, hinchazón, picor, hormigueo, etc. Si progresan sin tratamiento pueden ocasionar problemas como flebitis, edemas importantes y ulceras varicosas, lo cual afecta a la calidad de vida.

 

La crioesclerosis es la técnica ideal para el tratamiento de las pequeñas varices.
 

 

¿Cómo se diagnostica?

Los especialistas realizan el diagnóstico mediante exploración física que incluye maniobras específicas y mediante exploraciones complementarias.

El ECO-DOPPLER COLOR es la exploración complementaria que más información proporciona del sistema venoso de las extremidades inferiores y por tanto la de mayor rentabilidad diagnóstica. Consiste en un estudio no invasivo (similar a una ecografía) con el que se valora el estado del sistema circulatorio profundo y superficial. Aporta una completa información morfológica y funcional, en tiempo real, del sistema venoso de las extremidades.

¿Qué tipos de tratamientos se usan para tratar las varices?

La crioesclerosis es la técnica ideal para el tratamiento de las pequeñas varices que afean estéticamente las piernas y que reciben nombres tan variados como: "varículas", "arañas vasculares", "telangiectasias" o "microvarices". Es la técnica que menos efectos secundarios puede ocasionar y mucho más económico y eficaz que el láser percutáneo. Las ventajas se derivan del aumento importante del efecto esclerosante por efecto del frio y de la vasoconstricción, por aumento del tiempo de contacto del producto con el endotelio y por la acción más lesiva directa del fármaco a unos 40º-45º grados bajo cero. Esta baja temperatura produce una irritación de la pared del capilar, que posteriormente va seguida de un endurecimiento o fibrosis de este capilar (esclerosis) y por tanto, de la desaparición de dicha microvarícula. La crioesclerosis consigue unos excelentes resultados y permite suprimir las pigmentaciones posteriores que se producen con otros productos esclerosantes.

La Eco-escleroterapia con microespuma es un procedimiento terapéutico indicado para el tratamiento de todo tipo de varices. Consiste en inyectar en las venas varicosas una microespuma configurada con gases fisiológicos de elevada solubilidad en la sangre y una sustancia esclerosante (Polidocanol). El fármaco en forma de espuma, aumenta considerablemente la superficie de contacto con la pared interior de la variz, así como el tiempo de acción, por lo que se potencia muchísimo su acción química.

Un alto porcentaje de las varices que vemos en consulta puede tratarse con este método. De hecho, en la actualidad es el método de elección. Entre los inconvenientes, el más importante es la duración del tratamiento, que puede oscilar entre 3 a 6 meses desde su inicio hasta el "alta" o fecha en la que se aprecia el resultado final. Las complicaciones graves son excepcionales, siendo normales los hematomas y los trayectos indurados que ceden hasta desaparecer progresivamente.

  • Permite eliminar todas las varices en todos los pacientes, con la misma técnica, sin limitaciones debidas a número, tamaño, localización o morfología.
  • Alta acción terapéutica que permite disminuir considerablemente la dosis administrada.
  • El procedimiento es apto para cualquier tipo de variz.
  • No requiere ningún tipo de cirugía.
  • No requiere baja laboral.
  • Es totalmente ambulatorio.
  • El paciente puede volver inmediatamente a su vida normal
 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Cirugía general


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies