Principales factores que causan la depresión

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Diferenciamos entre dos factores que pueden propiciar la depresión:

 

  • Factores endógenos; factores a nivel biológico, entre los que se encuentran: cambios hormonales, causas médicas y factores genéticos, como que uno de los padres haya sufrido depresión. No se sabe con certeza cuánto influye el factor genético pero está demostrado que contar con familiares que hayan sufrido depresión en la familia dobla la probabilidad de padecerla en algún momento de la vida.
  • Factores Exógenos; factores estresantes, duelos, pérdidas, cambios en las condiciones de vida, aprendizajes previos, que actúan como factores precipitantes o también llamados “disparadores“.

 

Es importante tener en cuenta que la depresión no es el resultante de una sola causa sino del conjunto de varias que interactúan entre sí: causas biológicas, psicológicas y ambientales, principalmente.

 

Principales síntomas de la depresión

Los síntomas que aparecen con mayor frecuencia son:

 

  • Alteraciones en el sueño: despertar temprano, dificultad para dormir, dificultad para despertar o dormir demasiadas horas, pesadillas, etc.
  • Alteraciones en el apetito: falta de ello o comer en exceso.
  • Sentimientos de culpa
  • Falta de concentración y fallos en la memoria
  • Llanto sin causa aparente
  • Anhedonia o dificultad para disfrutar de las cosas con las que antes lo hacíamos.
  • Baja autoestima y sentimientos de poca valía
  • Poca esperanza en el futuro
  • Irritabilidad
  • Apatía
  • Quejas recurrentes

 

La depresión no es el resultante de una sola causa sino del conjunto de varias 

 

¿Cuánto es normal que dure una depresión?

Normalmente, cuando se tienen al menos 5 o más de los síntomas descritos anteriormente sobrepasa los 6 meses de duración.

 

En caso de que sea así y los síntomas no mejoren, podemos estar ante un cuadro de Depresión Mayor, en donde pueden aparecer pensamientos de suicidio, pérdida de interés generalizado y fatiga, entre otros síntomas.

 

Cómo tratar la depresión: la Terapia Cognitivo-Conductual

Actualmente, los tratamientos más efectivos para la depresión combinan la medicación con antidepresivos y la terapia psicológica.

 

En el caso de depresión moderada, la terapia psicológica es suficiente y de demostrada eficacia.

 

Una de las terapias que cuenta con más evidencia científica en estudios realizados a lo largo de los años es la Terapia Cognitivo-Conductual.

 

El principio de esta corriente psicológica es que “sentimos según pensamos” y la intervención se basa principalmente en detectar y modificar los pensamientos negativos automáticos de la persona con depresión para sentirse de un modo distinto y ver las cosas, al mundo y a sí mismo también de un modo distinto: más realista, menos distorsionado y más orientado a soluciones.

 

Los tratamientos más efectivos para la depresión combinan la medicación con antidepresivos y la terapia psicológica

 

En este punto, paciente y psicólogo trabajan conjuntamente para cambiar creencias desadaptativas, formas de pensar automáticas y poco útiles para cambiarlas a favor del bienestar de la persona y de su estado de ánimo.

 

Esta terapia trabaja también a nivel de conducta (de ahí el término conductual) enfocándose en aquellas conductas desadaptativas que mantienen todo el cuadro depresivo. Un ejemplo de esto son: la disminución de la queja, la inactividad, conductas pasivas, etc.

 

Es importante no olvidar tampoco la influencia del entorno de la persona, y detectar los comportamientos de otros que pueden estar manteniendo el trastorno.

 

¿Es posible evitar deprimirse?

Una buena terapia psicológica debe terminar con unas sesiones dedicadas a la Prevención de Recaídas, que disminuyen la probabilidad de sufrir otro cuadro depresivo y fortalecen el paciente dotándole de estrategias para los casos de nuevos sucesos estresantes o bajadas del estado de ánimo.

 

Hay que trabajar el miedo a la recaída y a volver a sentirse deprimido, y para ello el paciente debe contar con los recursos suficientes para saber qué hacer en caso de volver a tener los síntomas.

 

En algún momento de este proceso, el psicólogo trabajará en detectar los puntos fuertes de la persona, en dotarle de recursos, aumentar su potencialidad para fortalecerse psicológicamente. Tiene que llevar a la persona a descubrir sus valores más importantes y enfocar su vida en ellos, en tener una percepción de una vida con sentido.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Psicología


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies