cannabis

Lo que debes saber sobre el cannabidiol

Hablar de cannabidiol (CBD) es pensar automáticamente en marihuana y en que es ilegal. Nada más lejos de la realidad. ¿Por qué se ha hecho tan popular? ¿Qué es exactamente? ¿Se puede usar como un auxiliar para la salud? Aquí te lo contamos.

 

Se tiene que empezar por diferenciar el cannabidiol de la marihuana. CDB significa cannabidiol y es el segundo ingrediente predominante presente en el cannabis (es decir, la marihuana). El CBD es componente de la marihuana medicinal, pero se deriva de la planta del cáñamo, digamos así un “primo” de la planta de la marihuana. Por sí solo el CBD no causa un “viaje” ni nada por el estilo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “en los humanos, el CBD no muestra efectos indicativos de ningún abuso o potencial de dependencia. Hasta la fecha, no hay evidencia de problemas relacionados con la salud pública asociados con el uso de CBD puro”.

¿Ya viste la diferencia? No es lo mismo cannabidiol que marihuana. Es uno de sus componentes pero no es causa de adicción. Al menos en Estados Unidos se pyede obtener con relativa facilidad, lo que lo hace legal, pero todos los estados tienen leyes que legalizan el CBD con diversos grados de restricción. A nivel federal se considera al CBD en la misma clase que la marihuana, pero no se aplica en su contra. Fue en diciembre de 2015, que la FDA modificó los requisitos reglamentarios para permitir que los investigadores realicen ensayos de CDB. Actualmente, muchas personas obtienen CBD en línea sin una licencia de cannabis medicinal. 

BENEFICIOS DEL CANNABIDIOL EN LA SALUD

El más conocido es su efectividad en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más crueles, como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), que por lo regular no responden a los medicamentos anticonvulsivos. En diversos estudios, el CDB pudo reducir la cantidad de convulsiones y, en algunos casos, detenerlos por completo. Incluso, hace poco la FDA aprobó el primer medicamento derivado de cannabis para estas condiciones que contiene CBD.

También se usa en casos de ansiedad y para los pacientes que sufren insomnio crónico, los estudios sugieren que el CBD puede ayudar a quedarse dormido. De igual manera se puede usar para tratar diferentes tipos de dolor crónico, por ejemplo, un estudio del European Journal of Pain mostró que, utilizando un modelo animal, el CBD aplicado sobre la piel podría ayudar a disminuir el dolor y la inflamación debidos a la artritis. Otro estudio también demostró que CBD puede inhibir el dolor inflamatorio y neuropático, dos de los tipos más difíciles de tratar el dolor crónico.

¿Se puede considerar seguro el cannabidiol? Como todo tiene efectos secundarios que pueden ir desde las náuseas y la fatiga a la irritabilidad. También puede aumentar los niveles de otros medicamentos en la sangre (el mismo efecto del jugo de toronja). El detalle para conseguir el CBD es que se vende fundamentalmente como un suplemento, no como medicamento, lo que supone que no se encuentra en estado puro y los ingredientes activos en el suplemento puede que no tengan los mismos efectos que estén presentes en ciertas dosis. Hasta ahora lo que se tiene de manera sólida y respaldada es que es un auxiliar para controlar la ansiedad, el insomnio y el dolor crónico, hacen falta más estudios para determinar su papel en otras enfermedades como el cáncer. Puede que sea efectivo en un futuro.

 

*Fuente: Harvard Health Publishing, Harvard Medical School  / https://www.health.harvard.edu/blog/cannabidiol-cbd-what-we-know-and-what-we-dont-2018082414476

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies