Coronavirus (COVID-19): consulta toda la actualidad en la página web oficial Saber más

Lente Intraocular con extracción de Cristalino

Publicado el: 27/02/2020
Editado por: TOP DOCTORS®

Un lente intraocular es un lente que sustituye el lente natural del ojo o cristalino.


Historia de los Lentes Intraoculares

La era de los lentes intraoculares que reemplazan al cristalino con catarata, comienza con el primer implante de Sir Harold Ridley, que ocurrió el 29 de noviembre de 1949 en el St. Thomas and Moorfields de Londres. Sus dos primeros casos fueron malos en la predicción del cálculo del poder del lente a implantar: -18 -6 a 120º y -10 -2 a 60º respectivamente, debido a que el implante original fue calculado en el aire, era más grande y más grueso que lo debido. Los siguientes implantes obtuvieron resultados muy aceptables en las predicciones, considerando la tecnología de esa época. Realizó un caso en 1949, 3 casos en 1950 y 23 en 1951.


El primer implante era un lente de una pieza de 8.35 mm de diámetro, 2.4 mm de espesor y superficies anterior y posterior diferentes (10 mm y 6 mm de radios de curvatura), fabricado en un material llamado Perspex (o Plexiglass) luego conocido como Polimetil Metacrilato (PMMA) y fue fabricado por la empresa británica Rayner.


El índice refractivo era de 1.49 y el poder en el aire de +74D y en un medio como el acuoso, con un índice de refracción de 1.33, de +24D.

Lo que pretendía conseguir Ridley con su innovación no era la emetropía (quedar sin aumento), sino evitar un problema que generaba la cirugía de catarata de un solo ojo en esa época, que era la gran diferencia del aumento en los anteojos y la consiguiente pérdida de la visión binocular (ambos ojos en conjunto) en las cataratas monoculares (cuando se debe operar un solo ojo) y que no podía corregirse con lentes de contacto debido a intolerancia.


A partir de los comienzos de Ridley, en las décadas del 50 y 60, la cirugía del cristalino se había inclinado hacia la extracción intracapsular, que es cuando el cristalino se extrae completo, es decir con la cápsula, mientras en la extracapsular se abre la cápsula anterior y se extrae el contenido del cristalino, núcleo, epinúcleo y corteza.

Aunque Jacques Daviel había sido el pionero, en 1750, en realizar la cirugía extracapsular, esta técnica había caído en desuso, sobre todo luego de la invención del crio, a partir de una idea del polaco Krawicz en 1961 y el desarrollo de Kelman con un neurocirujano americano Irving Cooper quienes en 1963 inventaron el crioestractor que llamaron cryostilet. Este instrumento toca el cristalino, se pega congelando la punta, y se retira extrayéndolo suavemente.  


Por ese motivo, los lentes intraoculares que continuaron al de Ridley fueron principalmente para ser insertados en la cámara anterior, delante del iris: con soporte angular o fijados en el iris.

  

Introducción de la Cirugía Refractiva sobre el Cristalino

Luego de algunos años y de complicaciones corneales de los primeros lentes intraoculares de cámara anterior, se regresó a la cirugía extracapsular y se comenzó a utilizar lentes intraoculares de cámara posterior.


En esos años comienza el desarrollo de una tecnología que va a permitir la era de la cirugía refractiva sobre el cristalino (facorefractiva), que demoró cerca de 20 años en imponerse: la facoemulsificación, otra creación brillante de Kelman, quien ideó un procedimiento para extraer la catarata a través de una incisión pequeña, con un instrumento que fragmentaba el cristalino dentro del ojo. La ventaja de este procedimiento mínimamente invasivo, era que evitaría el astigmatismo inducido por la gran incisión de la cirugía intracapsular o la extracapsular, con una rápida recuperación.


La idea surgió en febrero de 1963 en una consulta con el odontólogo. Observó el instrumental con el que le realizaban obturaciones dentales y pensó que un instrumento delgado podía ser introducido dentro del ojo a través de una incisión pequeña. La observación de un aparato con ultrasonido que el odontólogo utilizaba para hacer limpieza de las piezas dentales lo llevó a pensar que también podría desmenuzar, fragmentar o pulverizar el material nuclear y retirarlo a través de una pequeña incisión.

El primer facoemulsificador fabricado por Kelman comenzó a ser utilizado en 1967, cuando realizó su primer reporte, donde describió la técnica y los resultados en cirugías realizadas a ojos de cadáveres y de animales in vivo. Recién en 1974 aparecieron publicaciones de sus experiencias con facoemulsificación en ojos humanos.


La década de 1980 fue la del auge y perfeccionamiento de la cirugía extracapsular, con todas sus variantes: con aspiración manual, con bomba de irrigación aspiración, endosacular, mininuc, y de los lentes intraoculares de cámara posterior con hápticas, modelo Kelman o tipo plato como los diseñados por Albert Galand, todos de polimetilmetacrilato (PMMA).


Durante ese tiempo Charles Kelman siguió trabajando incansablemente, creyendo en su invento, perfeccionándolo y pensando que el futuro era la incisión pequeña y el ultrasonido.


En la década de 1990 la facoemulsificación superó a la extracapsular y se consolidó hasta la actualidad como la técnica de elección.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Política de cookies