hipertension-pulmonar-primaria

Importancia de un diagnóstico temprano de la hipertensión pulmonar

Escrito por:

Dr David Peña

neumonólogo

Las presiones en el circuito derecho (corazón-pulmones-corazón) son mucho mas bajas que en circuito sistémico; la elevación anormal de la presión pulmonar media constituye la hipertensión pulmonar (≥ 25 mm Hg).

 

Definición

La presión arterial sistémica o simplemente presión arterial como se la conoce habitualmente, es la existente en el circuito izquierdo del corazón.
La sangre que sale del ventrículo izquierdo del corazón recorre todo el organismo y retorna a la aurícula derecha (circuito izquierdo) de donde pasa al ventrículo derecho del corazón para ser enviada a los pulmones y luego retorna a la aurícula izquierda (circuito derecho), para pasar de allí al ventrículo izquierdo y reanudar el ciclo. 

 

¿Qué es la hipertensión pulmonar y cuáles son sus causas?

Las causas de la hipertensión pulmonar pueden ser múltiples y por ello se clasifica esta enfermedad en cinco grupos:

  1. Causa desconocida, hereditaria o asoaciada a distintas enfermedades
  2. Secundarias a enfermedades cardíacas
  3. Secundarias a enfermedades respiratorias
  4. Secundarias a tromboembolismo pulmonar crónico
  5. Causas múltiples y de mecanismo no aclarado

Cada uno de estos grupos permite determinar los factores de riesgo a considerar en cada caso.

 

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa, ya que pueden superponerse a los de la enfermedad de base, así como al estadío considerado. Pero en general se presenta: falta de aire ante el esfuerzo, fatiga desproporcionada, dolor torácico, síncope, palpitaciones o en ocasiones edema periférico.

 

Tratamiento

El tratamiento se determina de acuerdo con la causa de la enfermedad, el cual puede ser mediante medicación vía oral, inhalada, subcutánea o endovenosa.

 

Prevención

La hipertensión pulmonar está subdiagnosticada y muchas veces se detecta en estadíos avanzados, como es en el caso de la falla cardíaca derecha. La consulta precoz ante los síntomas de parte de los pacientes y el adecuado grado de sospecha clínica sobre esta enfermedad por parte de los médicos, más la derivación temprana a un especialista en Hipertensión pulmonar, brindan las mejores posibilidades de control de esta patología, ya que no existe una prevención en términos estrictos.

 

Sin embargo, el conocer la predisposición de determinadas condiciones, enfermedades a desarrollarla o la aparición de síntomas que la sugieran permite una sospecha adecuada y el diagnóstico precoz, aunque lamentablemente esto no sea lo más frecuente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies